Filà Khoikhoi

La filà Khoikhoi nació hace ya más de una década gracias a la unión de algunas conocidas y de otras no tan conocidas, pero como el roce hace el cariño, ya no hay quien nos separe.
Aún recuerdo con ternura nuestro primer obstáculo: el nombre de la filà. Era una tarde tonta y caliente, era el invierno del 2008 y allí estábamos, en el patio de aquel pub pensando qué nombre elegíamos. Teníamos una lista de propuestas casi interminable: el más divertido, el más original, el más africano, el que mejor sonaba… Pero también teníamos opiniones muy diferentes. Así que se nos ocurrió que lo podríamos solucionar votando, ¡qué ingenuas! Sí, conseguimos elegir un nombre de esa lista, pero desde entonces cuentan las malas lenguas que la mitad de la filà sigue sin estar totalmente de acuerdo en la elección. Y bueno, por no hablar de lo que cuesta que en los bares nos reserven bien la mesa o que en los bancos no escriban “choichoi” en el concepto de la transferencia.
Han sido años luchando por nuestro nombre, pero hemos aprendido que cuando no nos ponemos de acuerdo siempre podemos votar. Por supuesto, para que salga elegido lo que no queremos, pero al fin y al cabo eso es la democracia.
Ese día nos convertimos en unas negras con el culo enorme y desde ese momento no hemos querido ser nada más porque adoramos nuestra esencia, nuestro sentimiento betànic y, cómo no, ser *Negres* .